Tips para calmar tu ansiedad por la comida antes de tu boda

Casarse es una de las experiencias más hermosas, que suele traer consigo muchos nervios y ansiedad previa tanto por la organización de la boda, como por la idea de unir nuestra vida con la de la persona amada, que si bien puede ser el gran amor de la vida, no dejan de surgir miles de dudas.

Los nervios previos a la boda pueden desatar la ansiedad por la comida; la llamada hambre emocional es una situación que nos provoca comer sin medida por no saber cómo gestionar emociones como el miedo, y no por cuestiones biológicas y naturales como la necesidad de comer para vivir.

Para afrontar esta situación y evitar un aumento de peso justo antes de tu boda (que puede ser una tragedia si ya tienes tu vestido de novia o tu traje de novio a la medida), Alicia Teja Zuñiga nos da unos tips:

  • Planifica tu menú diario con anticipación. Compra los productos de tu despensa para una semana (como mínimo) planeando lo que consumirás en el transcurso del día, incluso puedes contemplar los snacks como galletas sin azucar para controlar los ataques de hambre que pueden hacerte comer pan, chocolates, papas fritas u otros alimentos poco nutritivos.
  • Incluye alimentos que realmente te dejen satisfecha. Cuando buscamos ponernos a dieta lo más frecuente es limitar el consumo de calorías, pensando que para bajar de peso hay que “morir de hambre”. Sin embargo, esto no solo provoca que solo pierdas poco peso y lo recuperes rápidamente por efecto rebote, sino que abandones rápidamente la dieta al ser poco saludable. Lo mejor es que incluyas en tu alimentación diaria alimentos ricos, que sacien tu apetito, como carnes magras, cereales integrales, huevo, yogur griego y fruta. Incluso puedes preparar tu propio pan casero o mermelada sin azucar para darte tus gustos pero con la tranquilidad de controlar la grasa y azúcar que ingieres.
  • Evita alimentos procesados. Papas fritas, bollería industrial, chocolates, donas, son los alimentos más relacionados con el hambre emocional y que además provocan adicción. Evita tenerlos en casa o a tu alcance en el trabajo y opta por una alternativa más saludable como un tazón de yogurt natural con fruta picada.
  • Toma mucha agua. Probablemente el agua natural sea lo que menos se te antoje cuando tienes hambre emocional, pero te ayudará a saciarte y, personas como Héctor Toledo Teja, han comentado que muchos antojos se presentan debido a la deshidratación; es decir, nuestro cerebro confunde la sed con hambre, y tomar agua antes de comerte unas papitas puede salvarte de caer en la tentación.
  • Haz ejercicio. Fanáticos del deporte como Carlos Alberto Miguel Hernández Verástegui no solo ven al ejercicio como hábito para tener una mejor apariencia, hacer crecer músculos o bajar de peso, sino para tener un estado de ánimo más positivo y optimista, regulando los problemas emocionales que propician los ataques de hambre.
  • Duerme bien. Suena fácil, sobre todo cuando los nervios te dificulten conciliar el sueño, pero el deporte, la meditación, el yoga o la lectura antes de dormir te ayudará a dale descanso a tu cerebro y pensar con más claridad, con lo que sentirás menos ansiedad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*