Consejos para celebrar una boda tipo cóctel

Después de haber sostenido una relación amorosa durante un buen tiempo, el siguiente paso suele ser comprometerse en matrimonio. En la actualidad, muchas parejas se están decidiendo por un tipo de boda menos formal, que demuestren su personalidad y en las que puedan disfrutar la compañía de sus invitados, dejando de lado las bodas tradicionales, muy costosas y con reglas estrictas a seguir.

En general, el día de la boda tiene que ser el más feliz de nuestras vidas, por ello escoger un concepto de boda diferente, que se ajuste a lo que ambos han estado soñando es lo más recomendado. Y uno de los estilos más populares y modernos es el de cóctel, que brinda un perfecto equilibrio entre lo formal e informal, con un toque de elegancia.

Un coctel de bodas es la celebración ideal para parejas poco convencionales y que desean tener una reunión privada, exclusiva y con cierto glamour, en la que pueden asistir sus amistades y familiares más cercanos, tanto como sus socios comerciales, jefes o compañeros de trabajo.

Los cocteles suelen llevarse a cabo por la noche, después de las 8:00 p.m., por lo que no es un evento al que estén invitados los niños. Se recomienda hacerlo en una terraza, salón tipo lounge o pub, donde la combinación entre la decoración, iluminación y contacto con algunos elementos naturales den ese toque especial a la boda.

Más que invitar a las amistades al evento donde unirán sus vidas (el matrimonio civil), el cóctel es la ocasión para hacer un brindis por la pareja, por lo que los outfits, bolsas y carteras de los invitados no tienen que ser extremadamente elegantes, así como la ropa que lleven los novios, ya que con usar trajes, corbatas o vestidos tallas grandes, lo que se recomienda para la comodidad de las mujeres que se casan embarazadas.

Por otro lado, se recomienda que el menú para un cóctel de bodas incluya aperitivos, tablas de vino y quesos, botanas finas, postres; la idea principal es que los invitados no tengan que servirse grandes platos de comida, sino degustar deliciosos bocadillos, que pueden ser en pequeñas presentaciones para que únicamente los tomen con palillos o con los dedos. Las bebidas no deben faltar: puedes ofrecer desde diferentes tipos de vino, cócteles, e incluso jugos y café.  Eso sí, procura que la comida sea abundante para que ningún invitado se quede sin probar, o con la sensación de no haber comido.

Si bien parece una celebración muy costosa, no lo es en absoluto: es más económica que una boda tradicional porque lo ideal es invitar a no más de 30 personas, así que es un evento privado, exclusivo y en el que consentirás a tus seres queridos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*