¿Cómo le pido que se case conmigo?

Para que tu novia te diga inmediatamente “sí” debes hacerla sentir que pasará el resto de su vida con el hombre de su vida que la entiende, la ama y piensa en ella cada minuto de su vida. Todos nos casamos pensando que será para siempre y para esto hay que mantener siempre viva la llama del amor y del deseo, así que aunque pienses que ya no está de moda ser cursi con ella, a tu novia seguro le encanta cuando la sorprendes con un detalle tierno pues con esto le dices cuánto la amas.

Seguramente tienes algunas preguntas como:

 

  • ¿Dónde? El lugar en que se conocieron o se dieron su primer beso es memorable para que le hagas tu propuesta; en medio de una de esas citas romanticas en un restaurante elegante o el de su preferencia también es adecuado; un gesto romántico sería decorar con velas una habitación, esparcir pétalos de rosa en el piso, abrir una botellita de vino y al ritmo de música suave soltarle tu discurso.
  • ¿Cuándo? El momento ideal para pedirle matrimonio es cuando tu relación se ha vuelto sólida y los dos están preparados emocional y económicamente para iniciar juntos una familia (si tienes temores o dudas mejor aguántate tantito).
  • Cómo? De preferencia díselo en persona (no por mail ni sms), a solas. Que no sienta que la presionas a darte una respuesta inmediata, si lo necesita, dale tiempo para pensar.
  • ¿Qué le digo? Lo que sientes por ella, lo que te gustaría que lograran juntos en el futuro. Es normal estar nervioso y que al momento no se te ocurra nada qué decirle, así que sólo cierra los ojos y dile que es tan maravillosa que no puedes ni empezar a decirle cuánto la amas y que esperas pasar el resto de tu vida con ella… O algo así.
  • ¿Y si me dice que no? A veces las mujeres tienen un sentido más práctico que los hombres que son más fantasiosos. Si te dice que no porque aún no están listos, dale tiempo. No es que no te ame, sólo quiere tomar la decisión correcta. Si no te ama, es mejor darte cuenta ahora y no pensar en divorciarte a los tres meses.

Por último, como un bonus tip, te sugiero llevarle algo que pueda guardar como unas rosas o una carta romántica, un detalle íntimo que, después de veinte años pueda sacar y enseñar a sus hijos como recuerdo del momento en que decidieron unir sus vidas para siempre. ¡Suerte!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*